+
La extravagante y oscura banda nacida en California y constituída por Manzarek, Krieger, Densmore y Morrison, tuvo un sonido único, con letras poéticas llenas de mensajes para todos los fanáticos. Es hasta el día de hoy que se mantiene el culto hacia este conjunto y sobretodo hacia el cantante, Jim Morrison, uno de los íconos del rock en toda la historia.

The Doors


La banda más oscura y controvertida

  • El Rey Lagarto

Todo comenzó en 1964, cuando Jim Morrison y Ray Manzarek se encontraron en una playa de California. Jim comenzó a contarle a su amigo de la universidad sobre sus imaginaciones de un concierto de rock, algo que volaba en su cabeza sin despertar, y entonces, a pedido de su amigo, Morrison le cantó “Moonlight Drive”. Ray quedó impresionado por la letra y su voz, y estos dos decidieron formar una banda. Más tarde se unieron Robby Krieger en la guitarra, y John Densmore en la batería. El grupo estaba constituido por estos cuatro, con Morrison cantando y Manzarek en el teclado, haciendo las veces de bajo con una mano y tocando melodías con la otra. Su nombre fue elegido por una frase de un texto del escritor William Blake, que dice: “if the doors of perception were cleansed, everything would appear to man as it is: infinite.” The doors comenzó tocando en el bar “The London Fog”, hasta cambiarse a “Whisky a Go Go”, el cual era muy importante, y donde conocieron a Jac Holzman, quien los hizo firmar un contrato con Elektra Records luego de verlos tocar en vivo.

El primer disco se lanzó en 1967, con el mismo nombre de “The Doors”, y la reputación de la banda comenzó a formarse. Sus canciones innovadoras y únicas comenzaron a escucharse por todos lados, y la personalidad extrovertida de Morrison le agregó un toque a este grupo que estaba comenzando a nacer. La canción que marcó a este disco fue “Light My Fire”, la cual los llevó a tocar en el “Ed Sullivan Show”. Esto se les dio una sola vez, ya que Ed Sullivan terminó odiando a la banda luego de que Jim no cambiara la letra en una parte donde se hacen referencia a las drogas (“Girl, we couldn’t be much higher”). Su canción “The End”, que tanto revuelo había hecho en el Whisky a Go Go, también fue una parte importante del disco. Su música oscura y psicodélica, junto con la locura de Jim, quien ya había sido arrestado en vivo por un problema con un policía, iban marcando el camino de estos cuatro jóvenes que estaban comenzando una volátil carrera. Morrison era considerado un “Chamán”, alguien que iba más allá de una persona común, quien era todo un deseo sexual para las mujeres y un ídolo para los hombres. Él era capaz de encargarse de masas y llevarlas al olvido, y de sobrepasar todos los límites que un humano puede afrontar.

El mismo año, su segundo disco, “Strange Days”, que tenía canciones que no habían sido incluídas en el primer álbum, fue lanzado. Este álbum, plagado de psicodelia, con canciones como “People are Strange”, “Love Me Two Times” o “When the music´s over”, que es uno de sus himnos psicodélicos junto con “The End”, tienen un gran contenido musical, con grandes melodías y letras, que no lograron tener una gran proporción de ventas, pero lograron llevar a la banda más allá en sus composiciones.

Para su tercer disco, “Waiting for the Sun”, el descontrol en las canciones y en las presentaciones en vivo de la banda comenzó a incrementarse, junto con el alcoholismo de Jim. Los problemas con la policía y los fanáticos ya eran cosa común para estos cuatro músicos, que cada vez empujaban los límites más y más. Tuvieron una gira un poco fallida por Europa, debido a que Morrison debió dejarlos por unas semanas debido a algunos problemas que comenzaba a sufrir por el abuso de las drogas, y luego tocaron más en Estados Unidos, hasta llegar a su famoso concierto de 1968 en el Dinner Key Auditorium en Miami, donde Jim se metería en problemas, al darle un discurso a las casi 7000 personas que se encontraban en el teatro, acerca de su libertad. Incitó a la gente a divertirse, a dejar sus temores y prejuicios de lado y ser nada más que libres, a cambiar el mundo cambiando sus actitudes. Realmente buscaba revolucionar a la gente. Esto le ocasionó muchos problemas y juicios, pero al mismo tiempo cambió un poco su imagen, que es lo que Jim buscaba. Sus conciertos además, ahora tendrían otro ambiente. No serían solo para ver qué iba a hacer Morrison, sino que eran para crear un ambiente de paz y diversión, ya con un Jim maduro, quien usaba una gran barba y el pelo largo.

El álbum que siguió fue “The Soft Parade”, el cual es considerado un álbum mas pop, con la banda tratando de amoldarse a lo que sucedía en el momento. Sin embargo, contiene excelentes canciones, fieles a su estilo, como “The Soft Parade”, “Shaman’s Blues” o “Wild Child”, que llegaron a los corazones de todos los fanáticos como de costumbre. El alcoholismo de Jim seguía en crecimiento, mostrando ya una personalidad distinta al tomar, más agresivo e inesperado. Debido a esto fue que le pusieron también el apodo de “Jimbo”, por su personalidad de alcohólico. Estos problemas también hacían que Jim no pudiera tocar en vivo muchas veces, o lo hicieran cantar mal, como consecuencia de la cantidad de alcohol que tomaba.

“Morrison Hotel” fue el álbum lanzado en 1970, con un gran clásico de la banda, “Roadhouse Blues”. Este mismo año, el Rey Lagarto grabó “An American Prayer”, que eran sesiones de poesía hablada y relatada por él. Un año más tarde, se grabó “L.A Woman”, con su canción homónima principal. Jim no participó en la entera grabación, dejando muchas cosas en manos de sus productores.

Todo terminó en Paris, donde Morrison estaba viviendo con Pam, concentrándose en su poesía y dejando de lado la vida de rockstar e ícono de toda una generación que tanto lo perseguía. El cuerpo de Jimbo fue encontrado en la bañadera sin vida un 3 de julio. Muchas conjeturas se hicieron y se harán sobre esta muerte, debido a las extrañas condiciones en las que se encontró el cuerpo. Pero la postura más fuerte es que este único e histórico artista sufrió un ataque al corazón. Lo cierto es que Morrison es una leyenda del rock, y su figura seguirá siendo la inspiración de muchas generaciones. Su personalidad tenía algo distinto a todas las demás, y su mente seguramente sabía cosas que nunca nadie podrá entender.

 Matías

PARTICIPE

comparte esta página en: